Presentación


A través de los business games o simuladores de gestión, ya sean en formato competición o de uso individual, las empresas y organizaciones pueden formar a su personal desde una perspectiva  eminentemente práctica. Partiendo de unas situaciónes o casos realistas, los participantes van enfrentándose a los retos que plantea el entorno y los nuevos escenarios competitivos que plantean las decisiones de los diferentes equipos de gestión.


Para afrontar estas situaciones los usuarios deberán profundizar en una serie de habilidades genéricas o transversales tales como el liderazgo, el aprendizaje autónomo, la capacidad de análisis, la toma de decisiones y el trabajo en equipo. Los simuladores de gestión también son herramientas habituales en escuelas de gestión empresarial y en programas de formación continua.


La tecnología 100% propia nos permite desarrollar simuladores adaptados a las particularidades de las empresas industriales o de servicios, y de diferente tamaño -desde grandes empresas hasta pymes-. Además, los ejercicios pueden personalizarse para insistir en áreas concretas de la gestión en función de los objetivos.


En cualquier caso, las simulaciones están concebidas para provocar cambios en el modelo de pensamiento y en los criterios aplicados por los directivos en la toma de decisiones. Los ejercicios sobre un supuesto ficticio les obligan a tomar decisiones en nuevos entornos y situaciones, permitiéndoles adentrarse en el conocimiento de nuevas áreas de gestión y que practiquen nuevas estrategias y políticas.