Formación Presencial (1/2)


La aplicación de un simulador en una actividad de formación presencial puede tener dos propósitos:

Actividad exclusiva: el simulador constituye la actividad central de seminario o módulo formativo, complementando su desarrollo con determinado contenido teórico que permite obtener el mejor aprovechamiento y las mejores lecciones del caso.

Actividad complementaria: el simulador constituye una actividad complementaria de todo el programa formativo, con lo cual su aplicación se orienta a consolidar los conocimientos adquiridos en el resto de módulos formativos.

La aplicación de un Business Game en el entorno de un curso de formación presencial puede variar según los objetivos que se deseen alcanzar y el perfil de los alumnos. Las dos modalidades posibles son:

Intensiva: la simulación se puede realizar en un seminario continuado de 2 a 3 días, o como actividad que se simultanea con otras durante un máximo de 2 semanas. La dedicación estimada para estos casos puede ser entre 6 y 12 horas.

Dilatada: el ejercicio de simulación puede durar de 6 a 8 semanas, con una dedicación estimada para esta modalidad que entre 15 a 25 horas, dependiendo del número de decisiones que se tomen y de los objetivos de la aplicación del simulador.

La aplicación del simulador no puede ser estándar, pues se deberá adaptar al perfil de los participantes, a los objetivos del curso en el que se enmarca y al calendario lectivo que se le asigne. En las pantallas siguientes, se puede consultar la metodología propuesta para la utilización de los simuladores CompanyGame.